off

Ceses en Radio Mil. Dilema viejo: Libertad de prensa o de empresa

Miradas de reportero
Por Rogelio Hernández López
El miércoles 4 de octubre con la renuncia de Leonardo Curzio al Núcleo Radio Mil (NRM), las redes sociales tuvieron otro motivo para crear pasmo colectivo y desatar un sinfín de hipótesis acusatorias que manifestaban el más viejo dilema de la prensa occidental: ¿Qué es primero la libertad de empresa o la de prensa?
El asunto se convirtió en Trending Topic en apenas cuatro horas de ese día. Cien tuits marcaron tendencia al alcanzar a 43 mil 672 vistas y menciones, según el recuento que hizo el portal de noticias Capital México.
Curzio anunció, por la mañana, que dejaba sus cargos de director de noticias y conductor del noticiero Enfoque, donde estuvo por 18 años. Lo que dijo al aire y en entrevistas breves para otros noticieros fue “No me despidieron. Renuncié.” Y la única certeza que expresó fue que lo hizo por negarse a despedir a dos colaboradores habituales de su mesa de análisis: María Amparo Casar y Ricardo Raphael.
Pero la web se llenó de interpretaciones: “¡Fue por presiones políticas!… ¡Atentado a la libertad de expresión!… ¡No es la primera vez, ya lo hicieron con Carmen Aristegui!… ¡Los concesionarios prefieren sus negocios que el servir a la gente!.. ¡Ese Huesca es…… ”
Así, con sentido condenatorio, fueron la mayoría de las reacciones. Muy pocas buscaron la otra cara del hecho o confirmaron la hipótesis de presión o censura política.
¿Por qué tal reacción?
La hipótesis de la presión política floreció aún más al día siguiente, jueves 5 de octubre, con la columna del politólogo, comentarista y conductor Ricardo Raphael de la Madrid que astutamente tituló “Callarse y ser silenciado”.
Raphael de la Madrid escribió “El jueves de la semana pasada publiqué en estas mismas páginas una columna dedicada a criticar la propuesta del presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, a propósito de eliminar los cargos de elección obtenidos por la vía de la representación proporcional.
“Ese mismo día, argumentos parecidos encontraron cabida dentro de una discusión más amplia y enriquecida durante la tertulia política que, en la emisión matutina de Enfoque Noticias, durante 12 años condujo Curzio y compartí con mi amiga María Amparo Casar.
“De mi lado acusé como oportunismo el haber utilizado el ánimo polarizado posterior al terremoto para hacer avanzar una propuesta cuya intención es reducir pluralidad democrática en México.
“… al día siguiente… Leonardo Curzio me informó que el presidente de NRM Comunicaciones, Edilberto Huesca Perrotín, había decidido dar por terminada la relación laboral que desde hace 19 años sostenía yo con esa empresa. Ahí mismo me enteré que mi compañera María Amparo Casar podría correr con la misma suerte.
“Me faltan elementos para comprender el paisaje completo. No conozco cuánta fue la presión que recibió don Edilberto por nuestra causa. Supongo que habrá sido mucha porque se trata de un hombre decente con quien comparto una relación cargada de afecto desde hace demasiados años. Tampoco sé quién, en concreto, ejerció esa presión” acepta Ricardo Raphael con sinceridad.
“y sin embargo me consta – desliza su hipótesis– que fueron los argumentos vertidos en la tertulia los que detonaron nuestra salida”. Y con ese supuesto califica los despidos como “Un acto de censura”.
Agresión, dijo la Amedi
En la ola de interpretaciones fáciles de ese segundo día, contrastó un texto más amplio y con lenguaje sopesado de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi). Sin embargo allí no se asientan los datos que confirmen la hipótesis de la presión política externa como causa de los despidos de María Amparo y Ricardo y la renuncia de Leonardo.
 “La pluralidad y la diversidad de voces también sufre un daño con la salida del cuadrante radiofónico de Curzio y sus colaboradores, mermando la opinión pública, la deliberación y generando una mala calidad de nuestra democracia.
“Aunque se han licitado más frecuencias para radio y televisión en el país, la oferta de contenidos, formatos, analistas y posturas no se ha diversificado. La mayor competencia en radiodifusión no ha sido directamente proporcional a una mayor pluralidad informativa y de opinión. Todavía hace falta contar con indicadores sobre la calidad de los contenidos y la pluralidad.
“Urge que México deje de ocupar el deshonroso pódium de ser uno de los países que más agresiones comete contra los derechos fundamentales de libertad de expresión, derecho de acceso a la información y derechos de las audiencias”.
El texto de Amedi se acompaña con los nombres de Jorge Fernando Negrete, Presidente del Consejo Directivo y Raúl Trejo Delarbre, Presidente del Consejo Consultivo. Abajo se agregan a los consejeros: Alberto Aziz Nassif, Gustavo Esteva Figueroa, Jesús Cantú Escalante, Gabriel Sosa Plata, María Marbán Laborde, Bernardo Ruiz, Patricia Ortega Ramírez, Gustavo Reyes-Terán, Lourdes Morales, Sergio Aguayo, Jorge Fernández Ruiz, Clara Jusidman, María Teresa Gómez Mont, Felipe Cazals, Jorge Ruiz Dueñas, José de Jesús Orozco Henríquez y, José Woldenberg.
(texto completo en : http://mailchi.mp/amedi/fiu4n4d2b7-574753?e=6b1d102721)
La versión del presidente de NRM
Edilberto Huesca Perrotin, se presentó al último noticiero que condujo Leonardo Curzio con quien intercambió frases comedidas. Más tarde en el espacio de Adriana Pérez Cañedo, en la misma estación de radio, el presidente del grupo radiofónico aguantó las preguntas y respondió en su estilo personal más a menos lo siguiente:
Los ajustes fueron por reestructura de la empresa… Han bajado la publicidad y los ingresos… Tenemos 300 empleados que representan a 300 familias….sin ventas no hay para sueldos…. La conveniencia de la empresa en estos momentos es, entre otras cosas, la reducción de personal como ya se hizo en administración, mercadeo, programación y noticieros. Y seguirá. Tenemos que entender que es un mercado muy competido…
Y sobre los dos cesados, no dijo cuánto les pagaba a empresa pero si anotó que “en esa mesa que ya tenía muchos años… ya habíamos caído en la rutina… Y todos los que nos dedicamos a los medios y a la radio sabemos que tenemos que sorprender con lo que presentamos, dar productos nuevos, frescos… (el mercado, añade este reportero).
Adriana había superado a Curzio
El noticiero que conducía Leonardo Curzio fue creciendo en audiencia desde que despidieron de allí al excelente reportero J. Jesús Rangel, hoy coordinador de información en Milenio. Enfoque de la mañana ascendió y osciló entre los 14 primeros lugares del Rating, especialmente de los segmentos ABC, (los de mayor poder de compra).
En agosto el registro de mayores audiencias fue para Ciro Gómez Leyva (2.21), Óscar Mario Beteta (1.97) y Denise Maerker (1.83), los tres en Radio Formula.
En cuarta posición se colocó por vez primera Adriana Pérez Cañedo de Estéreo Cien de MRM (1.76) y desplazó al quinto sitio a Joaquín López-Dóriga (1.56) y al sexto sitio a Leonardo Curzio (1.30) su compañero de MRM.
Poca gente sabe cuál es la relación entre estas mediciones y los ingresos publicitarios de las empresas. Y otro enigma será lo que dijo Leonardo Curzio: “tarde o temprano se sabrá si alguien (externo) pidió las renuncias de mis colaboradores”.
Tarde o temprano añade este reportero, alguien confirmara la hipótesis de que los dos despidos fueron por presión política o quizá únicamente confirmemos, por enésima vez, que muy pocos empresarios de los medios saben cómo equilibrar las presiones del mercado con los derechos sociales de información y de expresión.
El más viejo dilema del sistema mercantil, también de la información, es la recurrente contraposición de los derechos de las empresas con los derechos sociales y así seguirá hasta que no se encuentre el andamiaje legal que reconozca a la información, a los medios periodísticos y a los periodistas como sujetos jurídicos de interés público, se les tutele frente a las presiones del mercado y los proteja de las agresiones, vengan de quien vengan.
Leonardo Curzio

Leonardo Curzio

 

Tags:

 
 

About the author

Revista Tucán es una Publicación editada por Quetzalcoatl Editores, Derechos de Autor No. 04-2010-012916454600-102. Distribuido e Impreso por Quetzalcoatl Editores.

More posts by

 

 

 

Add a comment

required

required

optional


 
 
off
A %d blogueros les gusta esto: