Rescate de espacios públicos, otro reto para la administración de Oswaldo García

Said Hernández

A 26 días de arrancar la nueva administración municipal que encabezará Oswaldo García Jarquín, el Municipio de Oaxaca de Juárez se encuentra en una de sus peores etapas en materia de seguridad y prestación de servicios, sumándose a ello, la falta de obra pública necesaria para lograr el objetivo de una sociedad, “el bien común”.

Lo anterior es el resultado de la falta de compromiso de las últimas tres administraciones municipales, desde Luis Ugartechea Begué, Javier Villacaña Jiménez y la actual de José Antonio Hernández Fraguas, que lejos de contribuir al desarrollo de la ciudad con proyectos y la honesta aplicación de los recursos públicos, se han visto envueltos en escándalos de corrupción y señalamientos políticos, además del cúmulo de denuncias ciudadanas que a diario se pronuncian por la falta de alumbrado público, el pésimo estado de las banquetas, los inmensos baches y qué decir de la inseguridad a la orden del día.

Oaxaca, definida por la United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO) como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, ha abandonado su identidad ante la pérdida de sus espacios públicos en el corazón de la capital y periferia, lugares que han sido vandalizados e invadidos por “organizaciones sociales” para la venta de artículos piratas y de baja calidad, sin expedir una factura o nota de remisión que funja como aval de garantía.

Para muestra, la histórica Plazuela del Carmen Alto, invadida por el ambulantaje y vandalizada en sus espacios con graffiti y daños graves a la cantera, así como el teatro al aire libre con un escenario y gradas rotas, incluso se aprecia una abertura en el piso que se convierte como un depositario de agua estancada que deja la lluvia y del mismo modo permite la proliferación del mosco del dengue y otros. Dicho parque por donde también se aprecia un acueducto que alguna vez se iluminó, ahora ya tiene una canaleta rota y con basura. Los daños en los escalones y la falta de piedra se deben a los actos del movimiento social del 2006, desde entonces y hasta la fecha no se tiene ningún plan de rescate.

Otro ejemplo es el Parque del Amor, ubicado a 10 minutos del Centro Histórico de Oaxaca y un paso importante de automóviles y transeúntes, espacio público donde ya es imposible transitar pues de acuerdo a los vecinos y comerciantes de la zona, se ha convertido en un refugio para asaltantes quienes encontraron una guarida segura y libre de autoridades. Pasillos, jardineras y corredores fueron invadidos por igual con lonas o construcciones ya no se tiene una visibilidad de lo que en ese lugar pasa, por lo que la inseguridad es constante.

Tal es la invasión que en algunos espacios incluso ya se cuenta con construcciones de concreto, utilizados como locales comerciales y hechos sobre lo que eran los pasillos o las mismas jardineras, iluminados con la ayuda de conexiones improvisadas colgadas directamente al alumbrado público. También la pequeña plaza comercial clandestina cuenta con baños públicos, mismos que no cuentan con drenaje por lo que el desfogue de aguas negras está expuesto representando un grave foco de infección. De dicho parque, uno de los señalados y responsabilizados de permitir la invasión es el político conocido como “el Rey del Ambulantaje”, Hugo Jarquín.

Al respecto la ciudadanía continúa demandando orden en los espacios de libre esparcimiento, con seguridad y sin ambulantes, por lo que esperan que este reto sea superado por el nuevo edil municipal y no se continúe con la vieja política que tanto daño ha hecho a Oaxaca.

Accesos a la Plazuela del Carmen

Accesos a la Plazuela del Carmen

Invasión de jardines en el Periférico

Invasión de jardines en el Periférico

Oswaldo García Jarquín

Oswaldo García Jarquín, el reto.

Parque del Amor

Parque del Amor

Teatro al aire libre en el Carme

Teatro al aire libre en el Carme

 

Tags:

 
 

About the author

Revista Tucán es una Publicación editada por Quetzalcoatl Editores, Derechos de Autor No. 04-2010-012916454600-102. Distribuido e Impreso por Quetzalcoatl Editores.

More posts by

 

 

 

Add a comment

required

required

optional


 
 
A %d blogueros les gusta esto: