Autoridades relajadas ante Cuarta Ola de Covid-19 en su variante Ómicron

Metztli Beltrán.

A casi dos años de pandemia en México, las autoridades federales, estatales y municipales han relajado las medidas sanitarias dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para disminuir el riesgo de contagio y en consecuencia muertes por el coronavirus (Covid-19), permitiendo que al corte del pasado 6 de enero del 2022, se registren en México 4 millones 55 mil 95 casos confirmados y 299 mil 933 defunciones, mientras que en Oaxaca 84 mil 705 son los casos positivos reportados y 5 mil 662 fallecimientos, según datos oficiales. Sin embargo, actualmente la Cuarta Ola del Covid-19 se hace presente con la variante ómicron, donde tampoco se cuenta con un plan de contingencia, ni atención médica, así como la omisión en la crisis del sector salud.

De acuerdo a la OMS, recientemente se han contabilizado más de 9 millones de contagios por Covid-19 en una semana, aunque admiten que en realidad la cifra real es mayor, por lo cual no debe de considerarse al Ómicron como algo “leve”. Respecto a la inmunización global, existen 109 países que no alcanzarán vacunar a su población para el mes de julio, por lo que el fin de la pandemia mundial no está ni siquiera cercano.

Mientras tanto, en la República Mexicana imperan los Semáforos Epidemiológicos en color verde, es decir, con un  bajo riesgo de contagio y sin prohibición de actividades no esenciales, ni una alerta a la población para que opte por el confinamiento y no relaje las medidas sanitarias, por lo que las consecuencias es la actual cuarta ola de covid-19. Un claro ejemplo es la Ciudad de México que registró en un día 25 mil 821 contagios y 128 muertes, según la Secretaría de Salud.

Además, a través de imágenes en redes sociales también se han dado a conocer las denuncias por la falta de pruebas Covid, desde las largas filas de pacientes con síntomas y un servicio de salud colapsado.

En el Estado de Oaxaca, eventos turísticos, culturales, fiestas y aglomeraciones en general se siguen realizando, debido a la falta de una alerta ciudadana por las autoridades en sus diferentes niveles, así como la ausencia de filtros sanitarios, protocolos de seguridad para extranjeros y turistas nacionales que ingresan a la ciudad, sumándose la falta de atención a las problemáticas que aquejan a la entidad y que provocan, manifestaciones, bloqueos, ambulantaje, basura en las calles, entre otras cuestiones que no abonan a la higiene, y por lo tanto, a una sanidad que evite la propagación del mortal virus.

Por su parte, los legisladores locales tampoco han realizado un pronunciamiento, y lo más importante, acciones que obliguen a quien corresponda, el garantizar el derecho universal a la salud de los oaxaqueños.

Finalmente, la delegada especial para la Atención de la Pandemia COVID-19 en Oaxaca, Susana Harp Iturribarría, poco ha hecho con el encargo del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya que ha sido ausente en el combate de la pandemia, dándole una mayor atención a su carrera política, peleándose la candidatura a la gubernatura del Estado, además, recientemente anunció en redes sociales estar nuevamente infectada de coronavirus.

Lo cierto es que la Cuarta Ola de Covid-19 está en México y Oaxaca no es la excepción, donde los casos y muertes se siguen acumulando rápidamente ante el silencio de las autoridades, funcionarios públicos que tampoco han atendido la crisis de desarrollo, económica, de educación, inseguridad y procuración de justicia.

Filas para pruebas Covid en la CDMX Foto HO
Filas para pruebas Covid en la CDMX Foto: Halcón O.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*