Más de 3 mil muertos en Oaxaca, en el primer año de pandemia

Julisa Sánchez

A un año de registrarse el primer caso de Covid-19 en la entidad, en números oficiales por parte de la Secretaría de Salud y de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Oaxaca suma más de 3 mil decesos y 42 mil 289 contagios hasta el momento, sin embargo las cifras continúan creciendo sobremanera y sin una contención efectiva, lo que significa una tragedia que refleja la mala planeación y grave crisis en el sector salud del Estado.

Durante este periodo, los dos encargados de la salud de los oaxaqueños en esta pandemia, Donato Casas Escamilla  y Dr. Juan Carlos Márquez Heine, siguen la ruta de ignorar el reclamo ciudadano y el dolor de las miles de familias enlutadas, continuando con una estrategia de simulación en redes sociales, en el sentido de no informar las cifras reales y el alto riesgo de contagio que aún permanece en la 8 Regiones, sin planes de emergencia donde se destinen los millonarios recursos que recibe la dependencia para el cuidado de la salud.

En ese sentido, la falta de organización y de coordinación de los SSO con los órganos de gobierno Municipal y Federal hacen que el control de la pandemia no se logre, como ocurre en las recientes jornadas de vacunación a adultos mayores, siendo un total fracaso y caos “la estrategia”, misma que tendrá consecuencias graves en la salud de los beneficiaros en los próximos días por exponer a la población vulnerable, luego de que rompieran con el confinamiento para aplicarse el antídoto del covid-19, además de al verse rebasados en personal, infraestructura y logística se violaran todas las medidas sanitarias.

Por otra parte, la angustia y desesperación de miles de oaxaqueños aun permanece, al no contar con información puntual y ayuda médica para sus familiares enfermos, quienes han tenido que buscar otras rutas para poder salvar la vida a sus seres queridos.

Hospitales saturados

Los tres hospitales “habilitados” para la atención de la pandemia se encuentra saturados, es decir, el servicio se encuentra colapsado, sumando a ello la falta de medicamentos, personal e infraestructura hospitalaria para hacer un mayor frente a la delicada situación de la salud en Oaxaca, donde la falta de soluciones mantiene a la autoridad en el argumento mediocre de “ya no hay espacios”, por lo cual el personal administrativo tiene que negarles el acceso y pedirles que vuelvan a casa.

Congreso del Estado

Cabe señalar que la responsabilidad en torno a la crisis en salud, no corresponde totalmente al ejecutivo, también el poder legislativo de Oaxaca ha sido deficiente al no establecer rutas de acción para beneficiar a la población en atención, principalmente. Por el contrario, la presente legislatura local, espera y se encuentra lista para la nueva contienda electoral, ignorando los reclamos del pueblo al que representan.

Los cuestionamientos ciudadanos se dirigen en la aplicación de los millonarios recursos (presupuesto) al Derecho a la Salud y también en la última deuda de más de 3 mil 500 millones de pesos que los diputados oaxaqueños aprobaron el año pasado al ejecutivo, sin que los resultados reflejen en el beneficio social.

Sin condonación de impuestos

Otra grave crisis que ha acompañado casi de forma paralela a la pandemia, es la económica, comerciantes que han tenido que declararse en quiebra, colapso que se refleja en la nómina por lo que el desempleo ha crecido considerablemente en el año del covid-19, donde las autoridades han sido omisas en la condonación de impuestos, donde el ciudadano no solamente tiene que buscar el sustento para alimentar y vestir a su familia, sino también el pago de servicios, educación y otras deudas, si se le suma el pago de los servicios hospitalarios o el alto costo que conlleva una defunción, donde los trámites siguen siendo engorrosos y de costos altos, desde el pago de un acta de defunción, una cremación, servicios funerarios y el de perpetuidad, donde los deudos se encuentran con otra complicación, la saturación de panteones.

Sin desarrollo

Finalmente, las jornadas de vacunación solo se están realizando en pocos municipios de valles centrales, sin embargo las otras regiones que no cuentan con servicios básicos, información, brigadas médicas y ayuda de las autoridades, continúan en el abandono y la falta de una respuesta para poder accesar a la vacuna contra el covid-19, una realidad que ha caracterizado a un Estado declarado con pobreza extrema según los estándares nacionales.

Alejandro Murat, Gobernador de Oaxaca
Alejandro Murat, Gobernador de Oaxaca

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*