Morena debe preocuparse por ese otro movimiento llamado Sí por México

Miradas de reportero

Por Rogelio Hernández López

Colegas de las fuentes políticas pongamos mucha atención este martes 20 de octubre a la presentación pública del movimiento amplio autodenominado Sí por México opositor al movimiento-partido Morena.

Veremos juntos a cuadros políticos experimentados en distintos partidos como Miguel Ángel Mancera; Gabriel Quadri, Jesús Zambrano. Purificación Carpinteyro; Cecilia Soto, Ricardo Pascoe, Rubén Aguilar Beatriz Pagés, José Narro Robles…

Igual estarán, no sólo los dirigentes empresariales Gustavo de Hoyos y Claudio X. González, sino también los que algunas empresas han comisionado para actuar de tiempo completo en este frente como Graciela Mota, Gonzalo Arrangoiz y Gabriela Sterling.

Esto debe alertar a quienes ocupan puestos estratégicos en el gobierno federal y entiendan –aunque sea un poco– las ciencias políticas porque sería un error menospreciar a este nuevo frente político amplio que pretende realizar en noviembre próximo una convención nacional con representantes de al menos 198 organizaciones civiles, sociales y políticas y con un cambio del enfoque principal: ya no pedir que renuncie el Presidente López Obrador sino el de hacer contrapeso a Morena en las elecciones de 2021 promoviendo y financiando candidatos a todos los puestos.

Un clavo saca otro clavo

Algunos políticos con formación y experiencia que veremos en Sí por México, lograron entender el fenómeno de los movimientos sociales muy amplios en varias partes del mundo, esos que atraen a sectores no clasistas y pensamientos diversos que hacen propuestas sencillas –como abatir la corrupción– y con líderes carismáticos que languidecen a los partidos tradicionales.

“El movimiento político se diferencia del partido en la no institucionalización de una idea o de una actividad. Su actuar es en la arena de las decisiones colectivas, en su intento de poner en el banquillo a los detentadores del poder de gobierno y de influir en los procesos de decisión”, anotan los politólogos Norberto Bobbio, Nicola Matteucci y Gianfranco Pasquino quienes refieren como ejemplos al Movimiento Sociale Italiano, al Mouvement Republicain Populaire de Francia, al Movimiento Peronista y otros.

Este reportero ha sido testigo, desde 1968 de los hitos de la sociedad movilizada que acabaron con el modelo de partido hegemónico y dieron paso a lo que se calificó como “partidocracia”; igual

testificó cómo ese régimen decayó en la confianza ciudadana y el ingreso de otra forma de organización política como es el movimiento amplio arrollador contra la corrupción llamado Morena bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador.

Futuro 21, el fraguador

Por eso y más, desde julio de 2018, algunos que conocían de cerca a López Obrador comenzaron a fraguar otro movimiento amplio para oponerlo al movimiento ganador de Morena. Visualizaron un movimiento que sumara a dirigentes de los partidos derrotados, a intelectuales y a líderes sociales desplazados. Así se armó Futuro 21.

Y en dos años del actual gobierno federal ese embrión de movimiento encontró condiciones objetivas para atraer a segmentos sociales afectados por las decisiones presidenciales, que con apoyo de intelectuales y opinadores en medios de comunicación privados han podido crear una masa crítica de opinión, capaz de ampliar el ensamble, pero con propuestas verosímiles y pertinentes, no como las de Frenaa que hace campamentos con casas vacías y con rezos pide a Dios que renuncie el Presidente.

Véase el inicio. El 24 de agosto de 2019 en conferencia de prensa se presentó a Futuro 21 como una plataforma política con base en el languideciente Partido de la Revolución Democrática (PRD), con políticos del PAN, PRI y Panal, líderes de organismos civiles académicos, periodistas y científicos.

“Entre los rostros con más eco político que forman parte de Futuro 21 está el ex jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera; el ex candidato a la presidencia por el Panal, Gabriel Quadri; el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles; el ex rector de la UNAM, José Narro Robles; los perredistas Jesús Ortega, Jesús Zambrano y Karen Quiroga (Nota de Milenio).

“También forman parte de esta nueva corriente la senadora y diputada Angélica de la Peña; el ex jefe delegacional Demetrio Sodi; la ex candidata a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Purificación Carpinteyro; la perredista Ruth Zavaleta y el político Fernando Belauzarán.

“Entre los provenientes de otros partidos políticos diferentes al PRD se encuentra Cecilia Soto, del Partido del Trabajo, Rubén Aguilar del PAN y Beatriz Pagés del PRI”, luego se sumó José Narro Robles.

“Futuro 21 tiene como aliados a miembros de la comunidad científica, académica y periodística como el escritor Bernardo Barranco, la periodista Tere Vale, además de Fluvio Ruiz, Julieta Fierro, Alma Maldonado, Luis Miguel Labardini y Miriam Grunstein.” Termina la nota del diario Milenio de un año atrás.

De abanico a paraguas

El 8 de octubre del 2020 durante su conferencia mañanera el Presidente informó de la creación de otro grupo de oposición al que calificó como “FRENA 2”. Dijo que ese movimiento estaría encabezado por los empresarios Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, pero desestimó a los políticos promotores.

Al día siguiente los empresarios Claudio X. González, presidente de Mexicanos contra la corrupción y Gustavo de Hoyos, líder de Coparmex, confirmaron que estarían en “Sí por México” y difundieron un documento firmado por 86 organizaciones. Y allí están Futuro 21 y Fuerza México, los dos núcleos que serán más activos.

Para quienes siguen con detenimiento la política sí les impactó otra noticia que trascendió poco. El 14 de octubre representantes del abanico político Futuro 21 y los de una nueva organización con respaldo de los empresarios, Fuerza México MX x MX, presentaron su pacto bilateral confirmatorio de que actuarán como las bujías principales para “construir una agenda ciudadana” y “Apoyar la consolidación de la organización Sí Por México, como paraguas de coordinación de esfuerzos entre todas las organizaciones e individuos comprometidos con México, la libertad y la democracia.”

Este anuncio también reveló a una parte de las personas que operarán dentro de las bujías del nuevo movimiento. En la conferencia de prensa estuvieron por parte de Fuerza México MX x MX, Graciela Mota, Gonzalo Arrangoiz y Gabriela Sterling y por Futuro 21 Ricardo Pascoe, Ciro Mayen, Isidro H. Cisneros, Gabriel Quadri y Paola Migoya.

Para quien ha podido reportear a la izquierda mexicana y a los partidos políticos durante cuatro décadas los hechos relatados indican que el nuevo movimiento opositor concentrará sus tareas opositoras en el ámbito electoral con candidatos comunes de todos los partidos derrotados federalmente, pero que sumados lograrían fuerte presencia en buena parte de municipios y estados. Eso, sin duda aumentará la polarización política actual.

Hay que subrayar que quienes ocupan puestos estratégicos en el gobierno federal y en su partido no deberían menospreciar a este frente porque, entre otras condiciones tiene a su favor la oferta de recursos financieros empresariales, una masa crítica de opinión que le facilita cooptar a decepcionados de la 4T y a otros nuevos disidentes, y que además se beneficiará de las dos crisis en Morena (de dirección y sostenimiento de las simpatías sociales) y su carencia de cuadros políticos suficientemente capacitados y experimentados.

“El éxito de los movimientos políticos en la transformación y otros cambios en la política organizada –sentencian Bobbio y otros politólogos—depende de su capacidad para mantener el equilibrio correcto entre la presencia en los sectores sociales que los han expresado y en la representación de aquellos intereses”. Hoy Morena tiene mayorías en la representación, pero otro movimiento podría atajar su fuerza si no puede diluir sus crisis. Esta etapa inicia el martes 20 de oct. Atentos como reporteros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*