Continuarán Gasolinazos en el 2018

El 36 por ciento del costo de un litro de combustible van directamente al fisco

Metztli Beltrán.

En Oaxaca, el costo por litro para la gasolina Magna en Enero y hasta el 3 de Febrero del 2017 estaba en 15.91, mientras que la Premium se vendía en 17.68 y el Diésel en 16.99 pesos, costos que a finales del mismo año incrementaron a 16. 24 la Magna, 17.91 la Premium y a 17.18 el Diésel, lo que aumentará con el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) hasta 6.74 por ciento conforme lo aprobado por el Congreso el año pasado, quedando los precios por litro en pesos para la Magna en 16.90, la Premium se cotizará hasta en 18.47 y el Diésel en 17.88.

Cabe resaltar que el 36 por ciento del costo de un litro de combustible corresponde a impuestos que van directamente al fisco, por ello la importancia del incremento para el erario público y lo gobernantes.

Lo que en el año 2012 inició como una promesa de campaña presidencial, se quedó ahí, “No más Gasolinazos” pronunciaba el Presidente de México, Enrique Peña Nieto y lo reiteraba ya al asumir el poder, ahora el costo por litro de la gasolina ha incrementado y sin un tope para el 2018.

De acuerdo a la Reforma Energética aprobada en el 2013, a partir de enero del 2017 los costos de la gasolina Magna, Premium y Diésel se liberaron, permitiendo que  las estaciones del país pudieran expender el combustible a precios máximos según la Comisión Reguladora de Energía (CRE), donde para el mes de Enero se mantuvieron, mientras que en Febrero la variación fue semanal en la primera quincena y posteriormente cada día variaban los costos en los municipios de las 83 regiones del país y siete más de la frontera.

A inicios del 2017, el entonces titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, justificó los aumentos al combustible bajo el discurso de que si no se reduciría el costo de la gasolina se tendrían que recortar programas sociales, mientras que el gasolinazo se dio hasta en un 20 por ciento, lacerando los bolsillos y el bienestar económico de las familias mexicanas que con auto o sin él tienen que pagar los impuestos inflados.

Así con el elevado costo de la gasolina, productos y servicios básicos como alimentos, semillas, prendas de vestir, muebles, entre otros tendrán un ajuste adicional a su costo final, siendo más caros y por tanto más inalcanzables para los consumidores.

Protestas
Protestas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*