Miradas de reportero. Catorce gozosos por Renato Leduc

Por Rogelio Hernández López

— Mira. Esta edición acaba de salir de la imprenta. A quienes lo han leído les ha gustado mucho… Les remueve cosas…. Estoy de acuerdo contigo; Renato era como los periodistas originarios: Bohemios y poetas. Una de las intenciones de este libro es rescatar al poeta…– habla Fred Álvarez Palafox. Es la mañana del 20 de agosto en una cafetería de Avenida Reforma y Bucareli.

Las palabras de Fred, rebullen ese entusiasmo especial que lo orilló a coordinar esta otra obra sobre el periodista Renato Leduc, desde mayo de 2011. — Era extraordinario, donde quiera levantó pasiones. Esta obra aporta cosas que no se sabían…— exalta Fred y remata– Vamos a presentarla en la Feria Universitaria del Libro en Pachuca Hidalgo el 30 de agosto….

Mientras Fred el periodista, desborda su contento, el reportero hojea el libro al notar quiénes lo escribieron es atrapado por el mismo torbellino de tiempos que reflejan los puros nombres de trece personas, porque la mayoría conocieron, trataron y sufrieron a Leduc. Y son, quizá, de los últimos de la misma estirpe: bohemios, cultos, literatos, apasionados, escritores y periodistas que ofrecen aquí sus testimonios.

Humberto Musacchio, Jorge Meléndez Preciado, Gonzalo Martré, Roberto López Moreno, Vicente Quirarte, Leopoldo González, José Falconi, Raúl Casamadrid, el mismo Fred Álvarez; tres mujeres Angélica Galicia, Oralba Castillo y Tere Blanco presentan sus escenas que reproducen anécdotas, pasmos, risas, gozos, como también esa charla, al parecer inédita, entre Francisco Liguori y Oralba Castillo con Leduc. Si produjeron todo un acontecimiento.

SABIA VIRTUD…

Debe haber muchos jóvenes y también viejos en México que no han tenido oportunidad de toparse con Renato Leduc. En contraste la mayoría de hoy debe haber oído el bolero Tiempo; ese soneto que popularizaron Marco Antonio Muñiz y José José y que en realidad Renato Leduc tituló “Aquí se habla del tiempo perdido que, como dice el dicho, los santos no lloran”.

Sabia virtud de conocer el tiempo; / a tiempo amar y desatarse a tiempo; / como dice el refrán: dar tiempo al tiempo… / qué de amor y dolor alivia el tiempo… Y así sigue. El que pueda que la cante.

— Yo no conocí a Renato—confiesa Fred, coordinador del libro y promotor de sus presentaciones. También consiguió fotos inéditas, como en la que al descender del avión se agiganta su imagen, que de por sí era grande.

—Entonces ¿qué te movió? El murió hace 28 años.—inquiere el reportero. –la personalidad de Leduc. Crece con el tiempo. Te digo como comenzó todo—relata con detalles al extremo, como es Fred, y entre sus datos asoman detalles del cómo la producción de la obra sufrió malos tiempos:

— A la cena donde se iba a tratar el tema no llegaron todos los invitados. Tu no fuiste, ni Pepe Reveles—Reclama Fred — Era por el fallecimiento de Leonora Carrington en mayo de 2011, quien fue la primera esposa de Renato. Ese fue el motivo que juntó a algunos. Para hacerlo, Pepe Alcaraz y yo nos tardamos casi dos años. Yo le dedicaba ratos libres y cuando ya teníamos un tambache de escritos y algo de recursos, alguien nos ubicó que ya había varios libros sobre Renato y una nueva obra tenía que aportar pasajes desconocidos. Tuvimos paciencia y lo hicimos.

— Luego—prosigue Fred, cuando lo presentaríamos en septiembre de 2013, en Los Mochis, Sinaloa estuvo a punto de suspenderse porque acababa de pasar un ciclón… y en abril de 2014 lo presentamos en la Universidad de Guanajuato pero su difusión pasó de noche porque fue el día que murió García Márquez, el 17 de abril de 2014.

En ambos casos el libro se presentó porque hubo dos personajes que al conocerlo fueron especialmente gozosos con él, asegura Fred. — Mario (López Valdez, gobernador de Sinaloa) estaba muy interesado en presentarlo porque le revivió sus tiempos de poeta que vivimos juntos y que, como él dice, le cambiaron la vida. Al rector de la Universidad Autónoma de Guanajuato, le gustó tanto que ofreció promover otra edición.

EL CATORCE

El libro se llama Soy un hombre de pluma y me llamo Renato. Su tiraje, al igualque la primera edición es de mil ejemplares y ésta fue financiada por el gobierno de Sinaloa.

A lectores de la generación del reportero, cuando lo conozcan seguramente también se les removerán muchas etapas de la vida de México, políticas como culturales. Y los más jóvenes también se deleitarán con las formas de decir sus historias de los trece relatores.

“A un escritor como Renato Leduc, plantado sin permiso en los hilos del recuerdo de muchos, sólo puede evocársele por la vivencia o por la palabra (Leopoldo González)”.

“Las voces de Renato Leduc, la poética y la periodística, persisten, sobreviven y seguirán llegando hasta nosotros con su emocionada carga de proximidad… (José Falconi)”.

Humberto Musacchio, Jorge Meléndez, Gonzalo Martré. Roberto López Moreno, periodistas escritores y bohemios como los de antes, relatan los pasajes de Leduc izquierdista, candidato por el Frente Electoral del Pueblo, presidente fundador de la Unión de Periodistas Democráticos y muchas otras anécdotas del periodista, irreverente, escritor culto y mal hablado que Meléndez dibuja con una frase del “multicitado: “Ya muerto, soy cabrón si me meneo”.

El libro, asegura este reportero, se lee rápida y placenteramente. Sus autores, la mayoría sus maestros y amigos, sumergen a quien lea en un torbellino de tiempos idos y palabras bien dichas que cultivan y divierten. Esas y esos gozosos, como Renato Leduc, no se han reproducido suficientemente en otros. Es mirada de reportero.

Renato Leduc
Renato Leduc

———————

* Reportero desde 1977. Coordinador del Programa de Protección a Periodistas de la Casa de los Derechos de Periodistas; integrante del Consejo consultivo del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de gobernación. Consejero Editorial de varios medios de prensa.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*