Inmuebles y proyectos millonarios, inservibles para los oaxaqueños

Said Hernández

En medio de la grave crisis económica y de salud que se ha mantenido por décadas en Oaxaca y que se complica ahora por la pandemia del Coronavirus, por la carencia de infraestructura hospitalaria y medicinas, por los nulos proyectos de inversión que generen empleos y buenos salarios, principalmente, surgen las interrogantes y cuestionamientos desde la angustia del pueblo oaxaqueño, en el sentido de ¿dónde han quedado los presupuestos millonarios que por sexenios se han anunciado y aplicado en infraestructura social? Respuesta que refleja en proyectos y obras inservibles para los ciudadanos, como es el caso del Estadio del Futbol que alberga al equipo “Los Alebrijes”, de la misma manera el mega estacionamiento del Cerro del Fortín, el Centro de Convenciones, la mega lona colocada en el Auditorio Guelaguetza, la remodelación del Gimnasio Flores Magón y construcción del Polideportivo, y otras más como es el caso del proyecto del “CityBus”, por mencionar solo algunas acciones de distintos gobiernos que únicamente han dado beneficios personales o de grupo político.   

Obras en las que se han derrochado billones de pesos, en algunas utilizando recursos etiquetados en Fondos para la Pobreza (FONREGIÓN) en las 8 Regiones de Oaxaca, y que permanecen inservibles en puntos estratégicos de la Ciudad de Oaxaca, ocupando espacios que pudieron ser para la construcción de nosocomios de gran nivel y que hoy se necesitan con verdadera urgencia, o en su defecto un plan emergente ante la pandemia de condicionar estos espacios para la atención a pacientes con Covid-19 que hoy buscan una atención a su salud, sin embargo son regresados a sus casas por la falta de infraestructura, mientras que estos inmuebles solo ven pasar el tiempo y permanecen vacíos.

Las malas noticias no quedan ahí, en el último gobierno oaxaqueño que encabeza Alejandro Murat, no se ha presentado una obra de verdadero impacto social, es decir, no existe hasta el momento la famosa magna obra de todo gobierno, por citar un ejemplo, el paso a desnivel de “5 Señores”, obra severamente criticada por el gasto excesivo y de mala calidad, fue hecha por Gabino Cué Monteagudo.

De la misma manera ha ocurrido en los Gobierno Municipales, en donde inaugurar 100 metros de concreto o tapar baches es la justificante del trabajo de una administración de tres años.

Pero la responsabilidad sobre el manejo del recurso público no es solo para el ejecutivo, también el Poder Legislativo tiene culpa al autorizar deudas millonarias, como la reciente de más de 3 mil 500 millones de pesos para la reconstrucción de escuelas y algunas clínicas afectadas por los sismos del año 2017, según informaron los diputados de la presente legislatura, sin que hasta el momento exista un reporte sobre la aplicación del millonario recurso.

Lo cierto es que Oaxaca se mantiene en el último lugar en desarrollo y la crisis no solo va en el sector salud y económico, también se hacen presentes la falta de justicia e inseguridad.

Cabe señalar que estas acciones que reflejan corrupción y reproche social no solo se dan en Oaxaca, recientemente se ha anunciado una inversión millonaria para el rescate y restauración de estadios de beisbol en México, el deporte favorito del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Noticia que ha abanderado las tendencias en medio de la dura crisis económica y de salud que vive el País.

Lona para el Auditorio Guelaguetza
Lona para el Auditorio Guelaguetza
Estadio del Tecnológico, futura casa de los Alebrijes
Estadio del Tecnológico, inicio de obra con recursos del FONREGIÓN
Maqueta del Centro de Convenciones para Oaxaca
Maqueta del Centro de Convenciones para Oaxaca, solo se edificó el estacionamiento

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*