Susana Harp, la delegada del covid-19 que nunca se vio

Julisa Sánchez

Fue el 8 de mayo del año 2020, cuando el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), nombró a la cantante y senadora Susana Harp Iturribarría, como delegada para la atención y combate del Covid-19 en Oaxaca, acción presidencial que no ha tenido ningún informe y efecto a favor del pueblo oaxaqueño, situación que refleja en la grave crisis de salud.

Actualmente, los pequeños hospitales o los espacios habilitados para la atención de pacientes con el coronavirus se encuentran saturados, incluso los de atención privada, provocando que los nuevos casos del SARS-CoV-2 se queden sin atención médica.

El derecho a la salud protegido por la Constitución Política de México, no es garantía en estos momentos. La pandemia continua avanzando con el registro oficial de más de 2 mil casos por semana y un porcentaje del 10 por ciento en defunciones, siendo exactos, con 32 mil casos acumulados y 2 mil 316 muertes hasta el momento, según cifras oficiales.

Pero la responsabilidad y compromiso de bienestar y progreso para los habitantes de la entidad, no es únicamente responsabilidad de la Senadora Susana Harp, sino de todos los que ocupan la representación popular, la nueva generación de la llamada Cuarta Transformación (4T) y de los sobrevivientes de los otros partidos, se han puesto en modo ausente respecto a sus obligaciones de servidores públicos, haciendo que su silencio se haga cómplice de la lamentable situación, lo cierto, es que sus salarios llegan completos cada quincena frente a una severa crisis económica en Oaxaca.

Cabe señalar que a la entidad han arribado los primeros cargamentos de vacunas contra el mortal virus, mismas que se están aplicando al personal de salud que se encuentra al frente de la atención médica.

Mientras tanto, el Gobernador de Oaxaca, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, ha relevado de sus funciones a Donato Casas Escamilla como titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), acción que no ha bajado la insistencia del sector salud de colocar en semáforo rojo a la entidad, por el alto índice de contagios.

Senadora Susana Harp
Senadora Susana Harp

Un comentario

  1. Pingback: Salomón Jara, el aplaudidor federal de la desgracia – Revista tucan

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*