Oaxaca cambiará a amarillo en semáforo epidemiológico

Julisa Sánchez.

Con más de mil 300 defunciones y más de 13 mil 500 casos de Covid-19 en Oaxaca, solo los contabilizados de acuerdo a datos oficiales de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), así como los casos que no se atienden en hospitales públicos por “no ameritar hospitalización”, la falta de pruebas gratuitas para confirmar otros oaxaqueños infectados y todas las personas de las comunidades que “se curan” en casa, al igual que sus familiares, el pasado 28 de agosto, la Secretaría de Salud a nivel federal, anunció que el riesgo epidemiológico de contagio de coronavirus, es moderado en Oaxaca, por lo que el semáforo cambiará de naranja a amarillo a partir del lunes 31 de agosto del 2020.

Sonora, Chihuahua, Tamaulipas, Campeche, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Guerrero y Tlaxcala, son las otras nueve entidades que de acuerdo a los especialistas en salud federal, mantienen un riesgo moderado respecto a la pandemia mundial y cambiarán a semáforo amarillo en una nueva normalidad.

Si bien el confinamiento para muchos ciudadanos nunca fue opción, debido a las múltiples necesidades prioritarias de cubrir un sustento para ellos y personas dependientes, además de la falta de claridad de los mensajes dominicales del ejecutivo, la falta de estrategias de rescate económico, así como la saturación de hospitales y rechazo de atención a pacientes sospechosos o confirmados de covid-19, sin insumos y sin personal médico, entre otros ciudadanos con múltiples demandas sociales, la “nueva normalidad” ya era una realidad que se observaba en el flujo de transeúntes y vehículos en las calles de la entidad.

Además, el capricho del gobierno de Oaxaca para abrir las puertas al turismo y realizar la Guelaguetza, con fines lucrativos para el fin de año, es una razón de que el semáforo epidemiológico llegue a verde, aún con el alto riesgo de contagio y sin acciones de desinfección en lugares públicos, ni apoyos a la ciudadanía en la condonación de impuestos para evitar que salgan a la calle, todo ello con el único fin de poder recibir los millonarios presupuestos que han hecho de los funcionarios estatales “los nuevos ricos de Oaxaca”, aunque la mayoría no son oriundos de la Verde Antequera, ni sus Regiones.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*